Acerca de...

Información del Autor

Ingeniería Química al servicio de la justicia

Félix Francisco Navarro Quintero es egresado de la carrera en Ingeniería Química, del ITESO y en mayo pasado fue nombrado delegado estatal en Jalisco (2010-2012) para el Consejo Nacional de la Academia Mexicana de Ciencias Periciales (Amecipe).

Actualmente se desempeña como perito auxiliar en la administración de justicia adscrito al Poder Judicial en el Estado. Para él, la ingeniería Química es una profesión muy noble, ya que le ha permitido desempeñarse en áreas en las que a más de alguna persona podrían parecerles ajenas a la profesión, en este caso el apoyo en la procuración de justicia.

De su papel como perito auxiliar en cuestiones criminalísticas, comenta que se trata apoyar al juez con base en pruebas judiciales, las cuales “pueden ser de diferentes tipos de materias: desde aquellas fundamentadas en física, química o matemáticas como también bioquímica, medicina, dictámenes diversos y, dentro de este rubro, puede caer la contabilidad y la valuación de bienes inmuebles, entre otros. Ello para coadyuvar al juzgador a que arribe a la verdad histórica de cómo acontecieron los hechos, con base no sólo en las pruebas confesionales, testimoniales, entre otras, que pueden prestarse a una subjetividad. La prueba pericial le da objetividad, con base en la ciencia y una metodología, a una prueba que puede ser el parteaguas en un juicio”, opina.

Para el egresado, “los fundamentos de física, química y matemáticas le dan la flexibilidad de poderse especializar en ramas como la química forense, documentos cuestionados, balística forense. Todos ellos, además de toxicología, se fundamentan en un análisis de índole químico”.

Navarro Quintero, de 27 años de edad, quien ha tomado más de 25 cursos, seminarios y congresos relacionados con la criminalística y ciencias forenses en temas como balística y grafoscopía, entre otras disciplinas, considera que “debemos interesarnos por actuar con honestidad y profesionalismo, de no hacerlo estaríamos faltando a los principios que persigue el honor de auxiliar al juez para que tenga los elementos de convicción que le puedan servir para valorar cuál de las dos partes tiene la razón”.

Las reformas judiciales, de las cuales se ha hablado mucho en los últimos años, especialmente el caso de los juicios orales, no le inquietan, ya que en su labor como perito “la realidad de las cosas no cambia tanto. Tenemos la suerte de que en ocasiones se nos repregunta de cómo realizamos y llegamos a una conclusión del dictamen que exhibimos ante la autoridad jurisdiccional, y es ahí cuando recurrimos al uso de la voz, como se va a hacer en un juicio oral. Lo que sí hay que considerar son los tiempos, porque cada prueba pericial, según la materia, depende de un tiempo para que se pueda recabar la muestra, analizarla, estudiarla y plasmar lo que uno valora de los resultados obtenidos, concluir y contestar el cuestionario”, explica.

Como Delegado Estatal enfrentará varios retos. Uno de ellos es acercar a la gente “a una cultura forense, con tal de que pueda valorar de una manera más amplia la prueba pericial y no nada más que lean las conclusiones del dictamen”. Esto lo piensa lograr mediante cursos de capacitación a peritos, funcionarios y personajes del poder ejecutivo y ciudadanos interesados.

Al tener el conocimiento de lo que hacen los peritos, uno puede darse cuenta de “cómo se dan los fraudes en documentos, cómo se da el usurpar la identidad de las personas, las extorsiones telefónicas. Cuando la gente lo sabe, para empezar, su miedo decrece y, en segundo lugar, tiene una cultura forense que le ayuda a saber además si la prueba que se ofrece está acreditando”, añadió Navarro Quintero, quien es parte de una familia de peritos y trabaja en el despacho Servicios Periciales Ingeniero Eleazar Navarro (SPIEN).

El también profesor de la asignatura de “Criminalística”, en el ITESO, señala que esta materia puede ser de utilidad para estudiantes de otras carreras que no sean la Licenciatura en Derecho. Por ejemplo, Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y en Psicología. En el caso de los comunicadores, destaca que si alguno quiere dedicarse al periodismo “y trabaja en un caso de trascendencia, como uno que ha causado revuelo (el tema Paulette), puede hacer cierta presión, pues el pueblo no se merece que le mientan y qué mejor manera que tener personas preparadas con este tipo de conocimientos”. En tanto, la psicología puede darle proyección criminológica y valorar “qué tanto daño se hizo a la víctima y ver qué tanto cuesta resarcir el daño”.

Tags: , , , , , , , ,

No comments yet.

Leave a Reply