Acerca de...

Información del Autor

El arte de la criminalística

Se desplazaba entre el público, bromeaba, dio su postura acerca de la capacitación de las policías, mostró algunos de los procedimientos que se deben hacer para saber analizar y realizar un levantamiento de cadáver y expuso diapositivas.
Esto y otras cosas las hizo el ingeniero Eleazar Navarro en la clínica “Química forense”, dictada el 23 de marzo dentro del Auditorio A como parte de las XV Jornadas de Derecho de la universidad.
Varios estudiantes, la mayoría de Derecho, se rieron al escuchar las bromas y actuaciones que el ingeniero hacía al explicar los procedimientos que realizan los peritos.
El ponente habló de las mecánicas que tienen ciertos capos para enterrar a las personas y recordó que el gobierno no tiene los equipos necesarios y suficientes para revelar la identidad de las personas encontradas en fosas.
A pesar de que quieren invertir en máquinas de ADN de medio millón de dólares, dice que no es que falten recursos en el gobierno para invertir en estas tecnologías, sino voluntad de los peritos para hacer bien su trabajo.

Después, procedió a mostrar unos videos en Facebook en los que se mostró el trabajo que realiza la Dirección General de Servicios Periciales (la cual se divide en cuatro secciones: Identificación, Criminalística, Médico forense y Dictámenes diversos).

Argumentó Navarro que cuando hay un crimen y hay un muerto, se deben de recurrir a procedimientos multidisciplinarios, porque se necesita un médico forense, un ingeniero químico, un perito y/o un notario.
Para dar fe de un suceso criminal se deben tener muchos conocimientos, y por esa razón un policía, por más capacitado que esté, no podrá reconocer y observar la escena completa, por lo tanto habrá impunidad, rupturas de cadenas de custodia y está en desacuerdo con la postura de Miguel Carbonell (investigador de la UNAM que también participó en las Jornadas de Derecho del ITESO) de que simplemente con capacitar a los policías estaría resuelto el problema.

Montó un ejemplo en el que estuvo dispuesto a empapar con agua su pantalón, esto para demostrar cómo en una escena del crimen se puede analizar si hubo terceras personas, dependiendo de cómo esté la sangre regada en la ropa, en el piso o en la pared.

Por este tipo de habilidades propias de un perito forense, recalcó que los policías no podrían con el trabajo. La relación de esta clínica con la carrera de Derecho es que en ella hay una materia llamada “Criminalística” y los estudiantes deberían conocer todos estos procesos para tener un marco más completo.

Texto Paola Rivera

Foto Archivo

Tags: ,

No comments yet.

Leave a Reply